Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 11

Facebook

Twitter AddThis

Bienvenidos al Agua

En la Matronatación pre y post natal, el agua está esperando a toda la familia para regalarle momentos de intimidad, afecto y aprendizaje. En esta nota, la doctora Patricia Cirigliano, creadora de la Matronatación, abre las puertas de su Escuela.

“Candelita tenía 14 días cuando entró al agua por primera vez. Empezó en mis brazos con la madre al lado, pero fuera de la pileta. Obviamente, ella estaba todavía en el puerperio y no podía entrar. Cuando mi mujer me alcanzó a Candelita (yo la esperaba dentro del agua) casi se me caen las lágrimas al verla tan chiquitita, tan confiada, tan relajada conmigo. Fue sensacional ver lo que ella disfrutaba y ver también a la mamá, que nos miraba como dándonos la bendición”. Hasta el día de hoy, cada vez que este papá ve nadar a su hija, recuerda con emoción ese momento inicial.


Candela es uno de los 14.000 bebés que, desde 1960, aprendieron a nadar jugando en la Primera Escuela Argentina de Natación para Bebés. La doctora Patricia Cirigliano , fundadora de la Escuela, es la creadora del método de la Matronatación.

“El agua cálida, la música y las ejercitaciones placenteras propician la íntima conexión maternal con el bebé”, explica la especialista. Pero no es necesario esperar al nacimiento para vivir esta experiencia, pues la Escuela también ofrece Matronatación Prenatal, para mujeres a partir del cuarto mes de gestación.


Hay una premisa que rige a cualquier programa de la Escuela: contar con la autorización del médico. Con el visto bueno del obstetra, la futura mamá puede comenzar el programa desde las 12 semanas y, renovando la autorización una vez por mes, podrá concurrir incluso hasta los últimos días.  


“Cuanto más a tiempo se comience con esta actividad, mayores y más notables serán los efectos sobre la capacidad respiratoria y el poder de concentración y relajación voluntaria –explica la doctora Cirigliano–. Avanzando la gestación, la Matronatación prenatal favorece el descanso durante el día por el mejor equilibrio de las posturas y la eliminación de tensiones innecesarias y también armoniza el sueño. Además, ayuda a las mamás a encarar una lactancia exitosa y potencia el amor familiar al prepararse lúcida y alegremente para recibir al bebé.” Para la Doctora, esto se produce porque se trata de una actividad que estimula la conexión de la madre con su bebé.

Después del parto

Cuando llega la fecha de parto, la Escuela se despide de las futuras mamás, pero sólo por un tiempo, porque muchas de ellas –como la mamá de Candelita– vuelven a la piscina e introducen a su bebé en el mundo del agua.  


Apenas se cae el cordón umbilical, con la autorización del pediatra o el neonatólogo y las vacunas al día, el bebé puede comenzar Matronatación. En su debut, entra en la piscina con el papá, mientras que su mamá los observa y acompaña desde afuera. Ella podrá volver al agua una vez finalizado el puerperio. Igual que en el embarazo, el objetivo es estimular el vínculo, favoreciendo un momento relajado entre el bebé y sus papás.


Como a andar en bicicleta o a caballo, a nadar se aprende de una vez para siempre, aunque no puede hablarse de un aprendizaje de flotación hasta, por lo menos, los tres años. En la Escuela Argentina de Natación, “a nadar se aprende jugando”, comenta su fundadora; y explica: “Quizás sea la magia del juego la responsable directa del aprendizaje temprano de la natación. Mientras el niño no ha alcanzado la madurez necesaria para jugar con otras actividades o deportes, el agua se presenta fácilmente abordable. El agua no golpea, mantiene el peso del bebé, le procura desplazamientos que son imposibles en tierra firme y le proporciona oportunidad para reconocer su cuerpo, el espacio y los objetos”.  


Así, los bebés aprenden, clase a clase, habilidades que jamás olvidarán. En poco más de un mes, adquieren el control respiratorio bajo el agua y, al llegar a los 5 años, son capaces de nadar distancias razonables en los distintos estilos. Sin embargo, en la Escuela siempre insisten sobre un punto: “Papá y mamá deberán responsabilizarse durante toda la infancia por su seguridad y supervivencia”.


En el Programa Nacional de Actualización Pediátrica, la Sociedad Argentina de Pediatría afirma que para la etapa que va del nacimiento a los doce meses, “se propone una estimulación adecuada, afectiva, emocional y social que favorezca  un adecuado desarrollo psicomotor. Como actividad organizada, con buenos resultados en los aspectos mencionados, se encuentra la práctica de la matronatación para bebes".  

La Matronatación es, sin duda, un maravilloso regalo que los padres pueden hacer a sus hijos. Semana a semana, el encuentro será la excusa perfecta para compartir un momento festivo y afectuoso en familia. 

Los beneficios de la Matronatación

  • Hace al niño protagonista de sus juegos.
  • Promueve la alegría y el espíritu de juego.
  • Afianza los vínculos afectivo-familiares.
  • Enseña a respetar a la familia y al niño a la luz de los Derechos de la Infancia.
  • Aumenta en los padres el conocimiento del hijo.
  • Favorece el despertar de la inteligencia e impulsa el desarrollo psicomotor sano.
  • Inicia la socialización sin traumas y amplía el horizonte de los juegos compartidos.
  • Fomenta la relación entre familias jóvenes.
Volver - mundomaterna.com


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas