Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 7

Facebook

Twitter AddThis

La Música como Estímulo

  En la actualidad existe una tendencia en crecimiento a estimular a los bebés con música ya desde la panza de la mamá. Los beneficios que trae la estimulación de la audición y la comprensión. Los sonidos a la hora de dormir.  

 

“Duérmete mi niño, duérmete mi amor...”. Las más clásicas canciones de cuna a generaciones de padres a dormir a sus bebés.  La música para los bebés ya no se reduce a las canciones de cuna tradicionales, sino que se transformó en una forma más de estimulación ya desde la panza de la mamá. “Los sonidos de la música atraviesan la pared abdominal llegando a los oídos del bebé y las vibraciones al cuerpo. Si bien todos los sentidos están aptos para funcionar antes del nacimiento, el único que inicia su actividad varios meses antes que los otros es la audición. Este sentido es el único que le permite al bebé por nacer conectarse con el exterior siendo el que más podemos estimular”, señala Gabriel Federico, músico terapeuta y creador de Mamisounds, un método de estimulación prenatal con música.

 

Al poder escuchar los sonidos externos al vientre materno, como por ejemplo canciones, cuando nazca el bebé las reconocerá y serán útiles para calmarlo cuando llora y para dormirlo. “Siempre le puse música a mi hija cuando estaba en la panza”, recuerda Verónica López, “y seguí haciéndolo desde que nació. Cuando era muy chiquita, se la ponía para dormir y era un buen relajante para la beba”.

 

La música es otra forma de estimulación, al igual que el juego o los masajes. En el caso de los recién nacidos, aunque ni siguiera pueda el bebé emitir un sonido diferenciado y se comunique mediante el llanto, las expresiones faciales y los movimientos corporales, cantarle mientras se lo acuna o para acompañar los movimientos, estimula su respuesta al lenguaje.

 

En una segunda etapa, alrededor de los cuatro meses, el bebé ya empieza a reaccionar al ritmo de la música que oye. En general, la música rápida lo hace reír y la suave lo relaja.

 

Una buena alternativa que nació en los últimos años son los discos compactos de grandes autores adaptados para bebés y niños. Así, es posible escuchar Las Cuatro Estaciones de Vivaldi, o las obras de Bach, Beethoven o Mozart en versiones especiales. También hay en el mercado música alternativa con sonidos especiales para el sueño, el descanso y hasta para los juegos del bebé.

 

La música se convierte así en un aliado más en la relación del bebé con el mundo que lo rodea y en algo que comparte con sus papás.

 

 

Nota supervisada por el Equipo Médico de Mamashelp

Volver - mundomaterna.com


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas