Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 18

Facebook

Twitter AddThis

Los Paseos y las Vacaciones

Las salidas durante los primeros meses son importantes porque hacen que el bebé se estimule y empiece a conocer el mundo que lo rodea. Pero para hacerlas hay que tener en cuenta distintas variables y estar dispuestos a cargar con los básicos del bolso. Las precauciones. Las cuestiones a tener en cuenta en la elección del lugar para las vacaciones.

Aunque a veces a las mamás les cueste salir de paseo con sus bebés, las salidas son muy importantes para que el chico vaya descubriendo el mundo que lo rodea. Si bien en los primeros días no es recomendable llevarlo a lugares donde hay mucha gente, como puede ser un shopping, en el segundo trimestre de vida del niño, el horizonte de salidas se amplía.

 

 

Además de la estimulación natural del bebé por el contacto visual con cosas diferentes a su casa y, especialmente, su habitación, los paseos son un momento para compartir. Una simple vuelta en el auto o el sólo hecho de ir de comprar con el niño en el cochecito es tiempo ganado en la relación madre-hijo y, por qué no, también con su padre o con sus abuelos. Este es un motivo más para que el bebé se acostumbre a acompañar a sus padres en la mayoría de las actividades, sea el supermercado o algo más lúdico, como puede ser la plaza, aunque en esta etapa todavía no pueda disfrutar de los juegos. Sí deben evitarse los lugares en los que está permitido fumar o en los que la aglomeración de gente sea excesiva.

 

 

Una opción para trasladar al bebé, especialmente en los trimestres primero y segundo es utilizar la mochila porta bebé para llevarlo, ya que además de dejar libres las manos de la mamá, permite que el bebé adquiera una buena postura. El cochecito y la silla para auto son las otras alternativas.

 

 

Los papás también deben tener en cuenta el clima. Si hace frío, hay que abrigarlo pero no excesivamente, para evitar que se acalore en demasía y transpire. Si hace calor, la mamá debe tener la precaución de llevar algún abrigo por los ambientes refrigerados en exceso.

 

 

Los básicos del bolso

 

 

Estos elementos no pueden faltar en el bolso del bebé cuando sale de paseo:

  • Pañales limpios (más de los que se consideran necesarios).
  • Accesorios para cambiarlo (el cambiador, algodón, óleo calcáreo).
  • Toallas húmedas.
  • Una muda de ropa extra (por si vomita o se moja).
  • Crema protectora para el sol.
  • Un gorro.
  • Juguetes.
  • En el caso de que no tome teta, también debe llevar la leche de fórmula y agua.

 

Las vacaciones implican una especie de mudanza y el entorno del bebé cambia por completo. Por eso es muy importante la elección del lugar. Con un bebé pequeño es complicado recorrer lugares exóticos o estar en sitios en los que los hábitos y las costumbres son demasiado distintos a los de su lugar de origen. Si es amamantado, por ejemplo, y la alimentación de su mamá cambia radicalmente, el bebé lo sentirá en la leche. Los papás deben, antes que nada,  pensar que las vacaciones son para ellos mismos un tiempo de descanso y de quiebre con la rutina. Por esto se recomienda que la elección del lugar tenga en cuenta las necesidades de toda la familia.

 

 

 

Si se va a realizar el recorrido en coche, lo primero es tener en cuenta las normas de seguridad. El bebé debe ir en un asiento especial, nunca en los brazos del acompañante y menos aún en el asiento delantero. Hasta el año, debería ir mirando hacia atrás. Si el bebé llora a los gritos, será tiempo de descanso para él y para los padres, lo más recomendable es una parada. Un juguete o música suave son opciones para distraerlo.

 

 

Si el viaje es en avión, hay que tener la precaución de llegar temprano al aeropuerto y especificar claramente que se viaja con un bebé. Las mamás que amamantan deben hacerlo en el despegue y en el aterrizaje, ya que la succión impedirá que al bebé le duelan los oídos. Lo mismo deben hacer quienes le dan mamadera.

 

 

 

Respetar las rutinas de los bebés es otra cosa a tener en cuenta, ya que muchos cambios al mismo tiempo podrían alterarle el sueño y hasta la conducta:

 

  • Si está acostumbrado a que lo bañen a la noche antes de irse a dormir, los papás tienen que, en lo posible, mantener ese hábito. 
  • La alimentación es importante que sea con la misma frecuencia: es fundamental mantener la organización y no cambiarle constantemente los horarios.  
  • Llevar siempre juguetes u objetos conocidos por el niño, como por ejemplo el chupete. 
  • Tener en cuenta el tema de la cuna. Las portátiles son muy cómodas, aunque se debe tener la precaución de que el bebé la conozca desde antes. Si se va a ir a un hotel, chequear de que disponga de todas las comodidades posibles para el bebé. 
  • Si las vacaciones son durante el verano, llevar siempre líquidos que el bebé pueda tomar para evitar la deshidratación y protectores solares para cuidar su piel. Sombreros y sombrillas forman parte del ajuar veraniego. 

Paseos y vacaciones son momentos especiales para toda la familia. Ya desde pequeños, los bebés sienten que están en un período especial, debido a que la presencia y la atención de sus papás es constante. Y son una demostración más del profundo amor que existe entre los integrantes del núcleo familiar.

 

 

 

Nota supervisada por el Equipo Médico de Mamashelp.

Volver - mundomaterna.com


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas