Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 2

Facebook

Twitter AddThis

Los Grupos de Juego

Los grupos de juego son reuniones donde mamás o papás y bebés encuentran la oportunidad de jugar juntos y con otros bebés y mamás, coordinados por un profesional que asesora sobre los mejores estímulos para el desarrollo de los niños de esa edad.

Para los papás es la oportunidad de conocer mejor a sus hijos, aprender qué estímulos necesitan, contar con asesoramiento personal de un profesional capacitado y también disfrutar de jugar y de la crianza de sus hijos. También puede ser la oportunidad para una mamá primeriza que se sienta un poco “perdida” respecto de las necesidades de su hijo, de socializar con otras madres en su misma situación.

 

 

Los niños para desarrollarse necesitan un ambiente estimulante que les permita aprender a su propio ritmo, aunque no siempre clases formales de juego.

 

 

Las clases, por lo general, incluyen áreas como música, plástica, literatura, juegos corporales y actividades de destreza motora e intelectual. Naturalmente, los niños deben ser divididos  por edades; por ejemplo, de 3 a 6 meses, de 6 a 9 meses, de 9 meses al año y de allí al año y medio. Por lo general, a partir de los dos o tres años, los niños comienzan el jardín de infantes. Cuanto más pequeños de edad son, más reducidos se aconseja que sean los grupos, ya que así se asegura una atención y relación más personalizada con la maestra.

 

Algunas ventajas de los grupos de juego:

  • Puede ser la oportunidad de que la mamá primeriza comparta experiencias con otras mamás y descubra nuevas formas de jugar con su hijo.
  • Que el niño alcance pautas de madurez gracias a un estímulo adecuado.
  • Que la mamá primeriza encuentre asesoramiento adecuado y personalizado para estimular las potencialidades de su hijo (por supuesto, que esto no reemplaza de ninguna manera el consejo de su pediatra).

Es necesario controlar que:

  • La persona que dicte las clases esté acreditada para ello. Una psicopedagoga o maestra jardinera pueden tener la formación adecuada, lo mismo que una psicóloga de niños. También los licenciados en ciencias de la educación, los psicomotricistas, los profesores de educación plástica, de música o de educación física. Pero por supuesto hay que fijarse en el estilo de conducción de la clase o el trato de esa persona hacia los chicos.
  • Que no se fomente la competencia entre los niños ni entre las madres.
  • Que el bebé se divierta, no se asuste, ni se sienta forzado.
  • Que el niño tenga más oportunidades de juego libre que pautado.
  • Que la música acompañe la clase.
  • Que el horario no sea demasiado extenso -una hora, o una hora y media por semana, bastan para un bebé hasta los seis meses por ejemplo- y que el grupo no sea demasiado grande para obtener un asesoramiento y una atención bastante personalizadas del profesional que coordine el grupo.
  • Que las clases no sean demasiado formales o pautadas ya que pueden resultar perjudiciales para un bebé chiquito.
  • Que la edad del grupo sea pareja, porque los bebés chiquitos difieren mucho en su desarrollo de acuerdo a su edad.
Volver - mundomaterna.com


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas