Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 29

Facebook

Twitter AddThis

¿Qué Son las Estrías?

En esta nota, materna te acerca información sobre un tema que es fuente de preocupación durante el embarazo: las estrías en la piel. Si bien es ante todo un problema estético y no de salud, es común que la mujer lo experimente como algo desagradable y busque evitarlas.
 

Las estrías representan uno de los problemas más comunes del embarazo y son un motivo frecuente de consulta con el médico durante este tiempo. Y si bien no comprometen la salud de la mujer ni el funcionamiento de su organismo, estas cicatrices de la piel inciden en la propia estima y pueden llegar a afligir a la embarazada o la mamá cuando se encuentra con estos ligeros surcos.

 

Según el Dr. Mario Comparato, Titular de Ginecología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, la preocupación surge por el temor natural de la embarazada de que su piel quede marcada de forma permanente, como consecuencia del estiramiento y posterior contracción de la piel. Por su experiencia, Comparato sostiene que en alguna medida las estrías producen un impacto psicológico en la mujer, que sufre por su apariencia y esto llega a repercutir en su calidad de vida.

 

También denominadas stretch marks o striae gravidarum, las estrías no constituyen una patología ni ponen en riesgo ningún órgano vital de la embarazada, pero evitarlas es un síntoma de salud, también por el cuidado personal que esto significa.

  
Durante el embarazo, la piel tiene una elasticidad que ha sido motivo de admiración de los médicos a través de los años, pero no sólo de ellos.
 
Mariela, por ejemplo, cuenta: “Al mirar a mi bebita recién nacida, ya en la habitación, no podía creer que esos tres kilos y medio hubieran estado dentro de mí, sobre todo cuando vi mi abdomen contraído a los pocos días: ¿cómo era posible que se hubiera estirado tanto? Y, ¿dónde estaba ahora toda esa piel?”
 
Es que el crecimiento y extensibilidad de la piel, además de su posibilidad de reducción, son realmente significativas, dice Comparato. “Tanto la piel que cubre las mamas como la del abdomen se expanden notablemente durante los nueve meses de la gestación, y posteriormente retoman su estado original”, sostiene. Por eso, para algunas mujeres, como Mariela, los embarazos pasan sin dejar marcas en el abdomen, aunque sí en otras partes del cuerpo: “Después de cada parto, descubría al tiempo que mis piernas estaban cada vez más marcadas, aunque por suerte no tenía estrías en ningún otro lado”, confiesa Inés.
 
Dado que las cicatrices que dejan las estrías persisten después del parto, resulta útil conocer cómo y por qué se producen, a la vez que saber también de qué maneras prevenirlas.
 
Se considera que varios factores contribuyen a la aparición de las estrías del embarazo, y ellos son:
    • Antecedentes familiares en madres o hermanas.
    • Antecedentes en otro embarazo.
    • Aumento excesivo y rápido de peso.
    • Nutrición insuficiente (las mujeres con buena hidratación toleran un estiramiento mayor de la piel).

Clínicamente, la formación de las estrías pasa por diferentes etapas. Al comienzo, aparecen como lesiones en forma de líneas algo prominentes de tono rosa-purpúreo. Son, en su origen, ligeramente sobreelevadas y una leve picazón advierte que se está en esa fase inflamatoria. En un segundo momento, la piel adquiere un tono blanquecino y se profundiza sensiblemente. De ese modo, la estría se instala con el aspecto de una cicatriz con una longitud que puede ir de cinco a quince centímetros. A medida que maduran, se tornan pálidas, deprimidas y finalmente, arrugadas. La capa exterior de la piel (epidermis) se vuelve más delgada en esa zona.

Según el doctor Comparato, se calcula que un gran número de mujeres embarazadas están afectadas por esta consecuencia del estiramiento de la piel, aunque se supone que cuanto mayor sea el aumento de peso, más probabilidades tendrá la futura mamá de padecer estrías. Aunque en el embarazo se presentan en la superficie de la piel, no se trata de cicatrices superficiales, afirma Mario Comparato, y añade: “Son cicatrices profundas que se forman en respuesta a las fuerzas de tracción y estiramiento y por reemplazo del colágeno en el nivel de la dermis”.
 
Si bien las estrías se hacen más evidentes después del parto, desde el principio del embarazo hay que comenzar a prevenirlas y tratar de ser constantes en este cuidado.
  
Cada mamá puede hacerlo en su casa, con un masaje local acompañado de cremas o emulsiones que restauren la elasticidad de la piel, como aquellas que poseen alto contenido de vitamina A, vitamina E y Alantoína.
  
A pesar de ser un tema de preocupación e interés para futuras mamás y mamás, afortunadamente sólo se trata de un problema cosmético que no debe ensombrecer la alegría del embarazo ni hacer olvidar el verdadero objetivo de una cuidada gestación: el desarrollo saludable del bebé.
 
 
Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas