Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 5

Facebook

Twitter AddThis

Gatos y Alimentos Crudos: Prohibidos en el Embarazo

La toxoplasmosis es una infección causada por un parásito que puede estar presente en los alimentos crudos y en las heces de los gatos. Si una mujer se contagia durante el embarazo, transmite la infección a su bebé. Para evitarlo el obstetra recomendará estudios de sangre y estrictas medidas de prevención.

 

La toxoplamosis es una enfermedad infecciosa que en el 90 por ciento de los casos no produce síntomas. En general no requiere tratamiento, ni reviste ninguna gravedad. “En general” porque existen dos situaciones en la que sí presenta riesgos y debe tratarse urgentemente: en personas inmuno comprometidas y en mujeres embarazadas. 

 

Aunque muchas personas ignoran en qué consiste la toxoplasmosis, la mayoría sí  acierta en asociarla con los gatos. Es que el toxoplasma gondii, el parásito que la causa, sólo produce huevos en este animal doméstico, que así se convierte en su huésped definitivo. ¿Pero cómo se contagia el gato? Comiendo carne cruda –ya sea provista por sus dueños o de una presa que cazó– infectada. ¿Y cómo se contaminó esa carne? Cuando el animal (vaca, cerdo, oveja, etc.) ingirió una pastura contaminada por heces de gato, en donde los huevos pueden vivir hasta un año.

 

El ser humano puede contagiarse en dos momentos de este ciclo: entrando en contacto con las heces del gato o ingiriendo carne cruda o verduras mal lavadas. En el 90 por ciento de los casos la infección pasará inadvertida y en el 10 por ciento restante se manifestará con fiebre baja, decaimiento, aparición de ganglios y aumento del tamaño del hígado y el bazo. Tanto los enfermos sintomáticos como los asintomáticos adquieren inmunidad para toda la vida.

 

En el embarazo

 

Es peligroso contraer la toxoplasmosis durante el embarazo porque la vía placentaria es la única manera en que puede transmitirse de un ser humano a otro. El riesgo para el bebé varía según el momento del embarazo en que se produzca el contagio: es alto en el primer trimestre, menor en el segundo y nulo en el tercero. 

 

¿Qué debe hacer una mujer embarazada que no tuvo la enfermedad? El Comité de Infecciones del Hospital Italiano de Buenos Aires explica: “En primer lugar su obstetra deberá realizarle un análisis de sangre (IgG). Esto es fundamental pues la mayoría de las veces se tiene anticuerpos porque se tuvo la enfermedad sin haberse enterado. Si tiene serología positiva, si es previo al embarazo, tiene inmunidad para toda la vida: es como decir que esta vacunado y no tiene riesgo de adquirir la toxoplasmosis. Lo mejor es hacerse el análisis antes de embarazarse, para saber si deberá cuidarse o no. Si el resultado es negativo, tiene cierto riesgo de adquirirla en el embarazo y contagiar a su bebé”.


En este último caso –una mujer embarazada que no tiene anticuerpos contra esta bacteria– el obstetra llevará un detallado control de la evolución. Luego del primer estudio de IgG específica (ordenado en la primera consulta obstétrica), lo repetirá cada 2 o 3 meses.  También indicará medidas para prevenir el contagio:

 

Al manipular carne o alimentos crudos

Usar guantes

Prevenir el autocontacto con mucosas (conjuntiva, boca, etc.)
Utilizar una tabla especial y no mezclarla con la de los alimentos cocidos
Al preparar los vegetales que serán consumidos crudos, lavar hoja por hoja tres veces con abundante agua y dejarlas en remojo con un chorro de vinagre o limón antes del lavado final.
Lavarse bien las manos y las superficies que entraron en contacto con los alimentos
 

A la hora de comer

 

Comer sólo carne bien cocida (a más de 70º en todo su espesor y por más de 10 minutos). No hay problema con los jamones crudos o ahumados.
No ingerir vegetales crudos, si no se está seguro de que fueron minuciosamente lavados.
 

El cuidado de los gatos

 

No tocar gatos, ni sus excretas. Si tiene gatos en su casa, que otra persona realice la limpieza de sus materiales y excretas.
Usar guantes para realizar trabajos de jardinería y evitar el contacto con la tierra.
Suministrar sólo alimentos cocidos a los gatos.
Estas medidas de cuidado sanitario han demostrado ser muy importantes para prevenir la transmisión de la enfermedad durante el embarazo. Pero también vale tenerlas en cuenta fuera del embarazo, pues ayudan a mejorar las condiciones sanitarias de toda la familia.

Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas