Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 8

Facebook

Twitter AddThis

La panza crece y comienzan los dolores de columna

En este momento, el embarazo está establecido, y las molestias que la embarazada había experimentado al comienzo desaparecen, aunque tendrá que afrontar las exigencias adicionales de su cuerpo para adaptarse a su nuevo estado y al parto.

En este momento, el embarazo está establecido, y las molestias que la embarazada había experimentado al comienzo desaparecen, aunque tendrá que afrontar las exigencias adicionales de su cuerpo para adaptarse a su nuevo estado y al parto. Las formas corporales han ido cambiando paulatinamente y probablemente ahora opte por usar ropa más ancha y cómoda. El volumen de su abdomen en este período depende de muchos factores diferentes, incluidas su altura y constitución; si es su primer embarazo o no, porque el músculo uterino tiende a relajarse después del primer hijo, y del tamaño del bebé.

 

 

 

Durante este trimestre del embarazo, la futura mamá aumentará más de peso y es importante que

continúe alimentándose de manera balaceada. Tal vez su postura cambie a medida que los músculos de su pared abdominal se estiran más y más para hacer espacio para acomodar el útero. A medida que se hace mayor, su centro de gravedad cambia porque llevará más peso en la parte delantera.

 

 

 

Estas dolencias son comunes porque el incremento del flujo sanguíneo hacia la totalidad de su pelvis provoca un reblandecimiento y una relajación de los ligamentos que sostienen la articulación sacro ilíaca, donde la columna se une con los huesos pélvicos. Además, los ligamentos y el cartílago de la parte delantera de la pelvis se aflojan y aumenta ligeramente la movilidad de estas articulaciones.

 

 

 

Para aliviar el dolor de columna, es conveniente que la embarazada se mantenga activa mediante la realización de ejercicio físico, de manera regular, ya que la ayudará a mejorar la resistencia, la flexibilidad y la tonicidad muscular. Además, con el ejercicio podrá comprender mejor todo lo que puede hacer con su cuerpo y aprender nuevas formas para relajarse.

 

 

 

Existen determinados ejercicios físicos que puede hacer para reducir la probabilidad de padecer esta dolencia, que su Profesor/a de Educación Física le indicará. Será conveniente que comience con ejercicios de calentamiento, luego que continúe con prácticas de elongación y flexibilidad, ideales para esta etapa del embarazo.

 

 

 

Hacia el final del segundo trimestre, probablemente la futura mamá empiece a cansarse con más facilidad, por lo que le convendrá relajarse y adaptar sus propios y nuevos tiempos para evitar sentirse presionada y disfrutar de cada momento de su embarazo.

 

 

Prof. Mariela Villar (UNLP)

Directora de Espacio Activo- Embarazo Activo

www.eactivo.com.ar

Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas