Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 3

Facebook

Twitter AddThis

Maternidad en el mundo

Ser mamá puede que sea algo universal, pero el tipo de parto y la forma de educar a los hijos suele tener un motivo cultural detrás. Para conocer las diferentes tradiciones de un único acontecimiento, tendrás que leer la nota completa.

 

Mamás africanas

Con 52 países en un territorio de unos 20 millones de kilómetros cuadrados, las culturas familiares y las tradiciones son extremadamente variadas en África.

 

Las madres nigerianas necesitan alrededor de un mes para recuperarse del parto. Una vez pasado este período deben quemar las ropas que han llevado hasta entonces. Y no nos olvidemos de las mujeres Hausa del norte de África que deben lavar sus genitales con agua hirviendo cada día durante 5 meses tras el parto, para prevenir las infecciones.

 

El pueblo Umbundu de Angola cree que el recién nacido es frágil y propenso a la mala suerte. Para protegerle del peligro, el bebé no sale nunca de casa durante su primera semana de vida. En cuanto a la lactancia, la situación también varía de un país a otro. Por ejemplo el 55% de los bebés de Etiopía son exclusivamente amamantados durante los seis primeros meses, contra el 9% de los somalíes, mientras las mujeres de Uganda amamantan a sus hijos durante al menos 2 años.

 

En Ghana, los líderes Akan realizan una ceremonia de bautizo siete días después del nacimiento. En esta ceremonia el padre elige el nombre de un ser querido con la esperanza de que su hijo crezca  como él. Los bebés suahili de las tribus keniata suelen recibir el nombre de algún pariente de mayor de edad, que elige el nombre, en función del aspecto del pequeño. Los bebés yoruba de Nigeria, en cambio, reciben el nombre  según las circunstancias de su nacimiento.


 

Mamás chinas

La tradición china establece que las nuevas mamás deben reposar en casa durante un mes tras el nacimiento con una ayudante, normalmente la suegra, que hará todas las tareas domésticas y cuidará de ella y del bebé.

 

En las familias tradicionales estrictas la mamá se queda en cama e incluso el marido debe alejarse de ella hasta que se recupera totalmente . Para anunciar el nacimiento el papá envía dinero y vino a los familiares de su esposa envueltos en cintas para decirles el sexo del bebé.

 

Los nuevos papás también envían huevos rojos a sus amigos y parientes para comunicar la buena noticia. En las zonas rurales las mamás reciben un huevo cocido si es niño y nada si es niña.

 

En china se considera que es mala suerte dar nombre a un bebé antes del nacimiento. Los niños recién nacidos suelen recibir nombres sencillos para que los espíritus cuiden de ellos, mientras que las niñas reciben nombres más bonitos.

 

Mamás Sij

Cuando nace un bebé sij, se pronuncian las palabras del Mool Mantar (el guía espiritual) en sus oídos y se le pone una gota de miel en los labios.

 

La tradición marca que las madres no pueden tomar un baño o salir de casa hasta 40 días después del parto ya que se les cree debilitadas y propensas a tener fiebre o resfriarse.

 

Cuando la mamá y el bebé pueden salir de casa toda la familia asiste a la ceremonia del bautizo en el Gurdwara (la sala de reunión) para celebrar el nacimiento. Después de los rezos de la familia, se abre el Guru Granth Sahib (el libro sagrado del sijismo) en una página al azar escogida por el sacerdote y la primera letra de la palabra de la página de la izquierda se utiliza como la primera letra del nombre del bebé. Los niños también reciben el nombre de Singh, león, mientras que las niñas reciben el nombre de Kaur, que significa princesa.

 

Mamás hindúes

Durante el embarazo de una mujer hindú se celebran varias ceremonias, una de ellas en el tercer mes de gestación ( la Punsavana) para proteger el feto y animarle a fortalecerse y crecer. En el séptimo mes se celebra el Simantonnyana (la ducha del bebé), en el que la mamá aprende las tradiciones de la maternidad hindú. El naciemiento del bebé es un gran acontecimiento en el ciclo de la vida y de la muerte para los hindúes y merece una celebración de toda la comunidad. Las mamás deben descansar 40 días después del parto. Los hindúes consideran los fluidos asociados con el nacimiento del bebé como impuros espiritualmente. Por eso los rituales de nacimiento se utilizan para dar la bienvenida al nuevo bebé y limpiar la impureza.

 


 Mamás musulmanas

El papel de la madre tiene un valor muy importante en la religión musulmana y el Corán dice que las madres deben ser amadas y respetadas por los demás.

 

El nacimiento de un nuevo bebé es motivo de celebración en la comunidad ya que se considera como un favor de Alá (Dios). Los bebés son lavados de todas sus impurezas tras el parto y lo primero que debe oír es la palabra  “adhaan”.

 

El primer sabor que debe probar es el dulce y los padres suelen ponerle un poco de jugo de dátil en la boca. Con esto se cree que refuerza el aparato digestivo del pequeño y se le da la bienvenida a los dulzores de llevar una vida musulmana correcta.

 

Siete días después del nacimiento se rapa la cabeza del bebé para eliminar impurezas e infortunios como símbolo de que ahora es un sirviente de Alá. El pelo se pesa y la familia dona el equivalente de su peso en plata a obras de caridad.

 

Mamás judías

Un nuevo bebé es visto como una bendición en la comunidad judía y nacido libre de todo pecado. Para las mujeres judías, una de sus principales misiones es concebir y, ya que no pueden durante las primeras semanas después del nacimiento, son consideradas impuras y deben acudir a la sinagoga para ser limpiadas en el Mikveh, el baño ritual. Las normas de modestia se siguen estrictamente en la comunidad judía y jamás pueden mostrar el pecho en presencia de un hombre.

 

Durante el parto los padres judíos ortodoxos deben acogerse a las normas del Niddah y no pueden tocar a sus mujeres ni darles nada durante el parto.

 

Los bebés judíos son acogidos en la comunidad  de forma distinta en función del sexo. Los niños deben someterse a la circuncisión, que se celebra ocho días después del nacimiento.

 

Los hombres asisten a la ceremonia y el bebé es puesto en la falda del padrino para realizarle la circuncisión. Los nombres suelen anunciarse en la primera reunión pública,en el caso de las niñas y en la ceremonia de circuncisión  en el caso de los niños.

                          

 

 

Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas