Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 6

Facebook

Twitter AddThis

Partos: ¿Obstetras o Matronas?

El momento más esperado por la familia, el más deseado para la madre y para el bebé es el de salir al mundo. Instantes únicos y vivenciales. Deben quedar en el recuerdo, pero no siempre lo es. Se estudia cada etapa del embarazo y de los primeros meses y años de vida, y esos minutos de la sala de parto están hoy en el mundo bajo la lupa del conflicto.

 

¿Es mejor el parto hospitalario o el normal? ¿Qué dificultades conlleva la cesárea? ¿Qué pasa con el acompañamiento de las madres en el centro sanitario? ¿Las comadronas están de moda nuevamente? En esta nota materna repasa la legislación argentina al respecto y el enfoque que se da en algunas partes del mundo…


Comenzamos la nota con una investigación de la periodista Rosa Montero publicada en la revista del diario EL País. Dicho artículo abrió un debate sobre cómo debe tratarse a la madre que dará a luz, situación que uno piensa que será misericordiosa,  “sin embargo en España, y en Latinoamérica, continúa imperando una visión del parto patológica, intervencionista y jerárquica. A la parturienta se la considera una enferma (y no lo es); y además una enferma privada de derechos que en otras especialidades médicas sí se pueden ejercer. Lo necesite o no, sobre la parturienta a menudo se aplican rutinas desaconsejadas por la Organización Mundial de la Salud. Por ejemplo, la episiotomía (el corte vaginal) o el goteo (que acelera el parto y provoca mayores sufrimientos en la madre y el niño), sin información de las consecuencias de las mismas y de que existen otras alternativas”.

 

La psiquiatra Ibone Olza Fernández confirma esta situación “En todo este tiempo hemos recibido miles de historias de madres y padres que han sufrido lo indecible en el nacimiento de sus hijos e hijas. Madres que pasaron 12 o 20 horas en salas de reanimación sin que nadie les dijera si sus bebés estaban vivos o muertos, mujeres que perdieron sus úteros por culpa de una inducción no justificada médicamente, padres que solo pudieron abrazar a sus bebés prematuros después de que murieran a los pocos días de vida”.

 

Listo. Hasta acá lo negativo. Daremos vuelta la moneda para ver qué pasa en otros países. No es así siempre, y muchas lo saben bien. Sigue explicando Rosa Montero que en Europa  la mujer :

 

·No tiene que parir en la atmósfera fría y quirúrgica sino que lo hace en la intimidad de su habitación.

 

·No se rasura, no se pone enema ni se rompe la bolsa, y se procuran realizar los menos tactos posibles.

 

·No existe ese arcaico instrumento de tortura llamado potro obstétrico, y mientras dura la dilatación las madres pueden moverse a su gusto y hacer uso de medios naturales para paliar el dolor: darse un baño, recibir un masaje, sentarse en grandes pelotas de goma.

 

· Pueden adoptar la postura que les sea más cómoda para parir: en el taburete obstétrico, en cuclillas, a cuatro patas…

 

· No se les pone ese terrible goteo acelerador que aquí reciben casi todas y que tan cómodo es para médicos y enfermeras, que así ajustan la hora del nacimiento para cuando les conviene. El parto está dirigido naturalmente por la hormona oxitocina, cuya secreción se bloquea con la adrenalina.

 

· En algunos países desarrollados, se han construido paritorios dentro y fuera de los hospitales en los que las mujeres de bajo riesgo, puedan dar a luz en un ambiente hogareño, atendido generalmente por matronas. En la gran mayoría de estos centros la monitorización fetal electrónica y la estimulación del parto no se usan y se hace un uso mínimo de analgésicos. Experimentos con este tipo de centros en Gran Bretaña, Suecia y Australia demostraron que la satisfacción de las mujeres con este tipo de cuidados era muy superior a la del cuidado clásico. El número de intervenciones fue considerablemente menor, especialmente la analgesia, las inducciones y el uso de oxitócicos (Informe OMS, Ginebra 1999.)

 

Cómo es la realidad en Argentina

 Según un informe del Ministerio de Salud de la Nación se producen al año 712.220 nacimientos de niños vivos, el  99,1 % es atendidos por médicos y obstétricas en instituciones sanitarias, hay un 0,77 % de partos domiciliarios, 80 % de cesáreas, y 50% de Episiotomías.

 

En agosto de 2004 se sancionóla ley sobre “parto humanizado” o de “parto respetado”. La norma es de aplicación obligatoria en todo el país, tanto en el sector público como en el privado, y establece que toda mujer tiene derecho a ser informada sobre las distintas intervenciones médicas de manera de poder optar libremente, si hubiera distintas alternativas. También tiene derecho a estar acompañada por una persona de su confianza y elección durante el trabajo de parto, parto y postparto; a tener un parto natural evitando prácticas  invasivas.

 

Además, tiene derecho a tener a su lado a su bebé durante la internación o a poder ingresar sin ninguna restricción a los sectores de neonatología si el niño o niña requiere cuidados especiales. La mamá también debe ser informada, desde el embarazo, sobre los beneficios de la lactancia materna y recibir apoyo para amamantar.

 

En un artículo del diario Clarín de hace unos meses explica que “No hay estadísticas de cuántos partos domiciliarios se realizan en el país. Pero sí se sabe que la tendencia es creciente en países desarrollados como Bélgica, Dinamarca, Suecia. Y Holanda, donde el 40 por ciento de los bebés nacen de este modo, o en las casas de partos, donde las embarazadas son acompañadas por parteras y obstetras. Incluso en varias ciudades de Brasil hay este tipo de lugares. Y las razones son las mismas en todos los casos: escabullirse de la medicalización de rutina, cuando no hay motivos de riesgos (…)En la Argentina, el perfil de quiénes optan por los partos domiciliarios son parejas jóvenes que tuvieron malas experiencias previas en alguna institución o que sin ella, buscan que nada ni nadie apure el nacimiento inútilmente”.

 

Algunos conceptos relativos al parto según un Informe presentado por el Grupo Técnico de Trabajo de la OMS en Ginebra (1999)

 

DEFINICIÓN DE PARTO NORMAL: Comienzo espontáneo, bajo riesgo al comienzo del parto manteniéndose como tal hasta el alumbramiento. El niño nace espontáneamente en posición cefálica entre las semanas 37 a 42 completas. Después de dar a luz, tanto la madre como el niño se encuentran en buenas condiciones. Sin embargo, como el parto y alumbramiento de muchas gestantes catalogadas como de alto riesgo tienen un curso normal, numerosas recomendaciones de este estudio pueden ser aplicadas al cuidado de estas mujeres.

 

MATRONA: En muchos países en desarrollo, la matrona es considerada como la persona vital para el cuidado de la mujer gestante. Sin embargo esto no sucede en todos: algunos tienen déficit de matronas. Especialmente en Latinoamérica, las escuelas de matronas se han ido cerrando, asumiendo que los médicos se harían cargo de sus obligaciones. En algunos países el número de matronas está descendiendo, y en los cuales todavía abundan, están mal distribuidas: la mayoría trabajan en los grandes hospitales de las ciudades y no en áreas rurales donde vive el 80% de la población y consiguientemente donde más problemas acontecen (Kwast y Bentley 1991, Kwast 1995). Se recomienda la formación de nuevas matronas. Se recomienda que dicha formación sea enfocada a las necesidades de las distintas comunidades en las que van a trabajar. Deberían ser capaces de identificar complicaciones que requieran traslado de la paciente, pero si esto no es posible deberían estar formadas para llevar a cabo intervenciones de urgencia de cara a salvar la vida.

 

LUGAR DEL PARTO: Mientras que en muchos países desarrollados el parto pasó de ser un proceso natural a un procedimiento controlado, el lugar para dar a luz cambió del hogar al hospital. Al mismo tiempo mucho del denominado "toque humano" fue relegado. El dolor fue aliviado farmacológicamente y a las mujeres se les dejaba solas por un gran período de tiempo; se las controlaba desde lejos. Este era el lado opuesto de aquellas partes del globo en las que no más del 20 % de las mujeres tienen acceso a algún tipo de facilidad para dar a luz. La llamada a retornar al proceso natural en muchas partes del mundo civilizado hizo que se abrieran los paritorios a los padres y a otros miembros de la familia, pero la ubicación siguió siendo la misma: el hospital.

 

PARTOS DOMICILIARIOS: Para que un parto domiciliario sea atendido correctamente sólo son necesarias unas mínimas preparaciones. La matrona ha de asegurarse de que hay agua limpia y que la habitación tiene una temperatura óptima. Se ha de lavar las manos concienzudamente. La ropa y toallas calientes han de estar preparadas para arropar al recién nacido y mantenerlo caliente. Debe existir a su vez un equipo de parto, como recomienda la OMS para crear un campo lo más limpio posible de cara al nacimiento y a los cuidados del cordón umbilical. Así mismo deben existir facilidades de transporte en caso de que la mujer deba ser trasladada a un centro de referencia.

 

DOLOR DURANTE EL PARTO: Casi todas las mujeres experimentan dolor durante el parto, pero la respuesta de cada mujer a este dolor se manifiesta de forma diferente. De acuerdo con experiencias clínicas, un parto anormal, una distocia complicada, inducida o acentuada por oxitócicos, o resuelta con un parto instrumental, parece ser más doloroso que un parto natural. De todas formas incluso un parto completamente normal también resulta doloroso.

 

CÓMO EVITAR EL DOLOR: Con analgésicos,  ofrecer a la mujer la posibilidad de adoptar la postura que ella prefiera, en o fuera de la cama. Muchas mujeres sienten alivio del dolor tomando una ducha o un baño. También parecen ser efectivos los masajes por el acompañante. Estos métodos se usan frecuentemente en combinación con otras estrategias como la  música, técnicas para concentrar la atención, técnicas de respiración, relajación y preparación oral, alejando la atención del dolor.

 

Nota elaborada por Gabriela Gazulla.

Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas