Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 94

Facebook

Twitter AddThis

Desarrollo del Bebé en el Primer Trimestre

Día a día, mes a mes, el bebé va creciendo dentro del vientre materno. Órganos y funciones que aparecen en las primeras 12 semanas del embarazo.

 

 

¡Un bebé! La ansiedad de los papás comienza a mostrarse en cuanto les confirman el embarazo. ¿Cómo será? ¿A quién se parecerá? ¿Nena o varón? Las preguntas se suceden una tras otra y serán cientas cuando, finalmente, el nuevo miembro de la familia llegue. Y aparecerán otros cuestionamientos durante toda la vida, ya que aunque suene a verdad de Perogrullo, la maternidad y la paternidad se aprenden constantemente, paso a paso, día por día.

 

De la misma manera, día tras día el embrión se va modificando. Los cambios en el primer trimestre se producen sin que la mamá perciba nada, ya que el tamaño del bebé en el útero es imperceptible, excepto si se realiza una ecografía. Lo que sí siente la madre son los síntomas propios del embarazo, como la amenorrea (o falta de menstruación), el sueño, el cansancio o las poco queridas náuseas, dependiendo de cada mujer, ya que no todas sufren la lista completa de los síntomas.

 

Durante el primer trimestre del embarazo, las células que conforman al bebé comienzan a diferenciarse, y así lo que es un conjunto de células se va transformando en los órganos del niño. Al mismo tiempo, se produce la implantación en el útero, hasta que encuentra el lugar definitivo.

 

Para imaginar el tamaño del embrión, quizás la comparación más clara es con un grano de arroz: el bebé al finalizar el primer mes, mide casi lo mismo que un solo grano de este cereal: entre 4 y 6 milímetros de largo. ¿El peso? Menos de un gramo, aunque parezca increíble. Muchas veces, al finalizar la cuarta semana, es cuando la mamá tiene uno de los síntomas más concretos del embarazo: la ausencia del período menstrual.

 

Aunque su tamaño sea minúsculo, sólo dos semanas después (alrededor de la sexta), su tubo neural (que luego deviene en su cerebro y su espina dorsal), el corazón, el tracto digestivo, los órganos sensoriales y sus brazos y piernas comienzan a formarse. Por ejemplo, el corazón late mucho más velozmente que el de un adulto normal, entre 140 y 150 veces por minuto. La piel del bebé también comienza a formarse, y también lo hacen el saco vitelino, la cavidad amniótica y el corion velloso, donde el bebé crecerá y recibirá el alimento necesario hasta el momento del parto.

 

En el segundo mes también los cartílagos que comenzaron a armar el cuerpito del bebé comienzan a ser reemplazados por los huesos.

 

Si se tomara una ecografía en este momento, podría observarse que su cabeza es grande y tiene casi el mismo tamaño que el resto del cuerpo. También podrían distinguirse los ojos y la nariz. “¿Viste la carita?”, suelen ser palabras comunes de los papás frente a las imágenes del ecógrafo. Aunque ojos no experimentados quizás encuentren sólo un punto que se mueve y escuchen los latidos del corazón.

 

Alrededor de las 8 semanas de gestación, sus pulmones ya están en desarrollo y los latidos cardíacos son fácilmente audibles mediante el estetoscopio del médico o del ecografista. Y llenan de emoción a los padres que van siguiendo ansiosos el proceso fantástico de la vida que late en el vientre materno.

 

Durante el tercer mes del embarazo, el bebé mide de 5 a 8 centímetros de longitud vértice-nalga y ya pesa cerca de 10 a 45 gramos. Y más órganos se van desarrollando: los sistemas urinario y circulatorio ya están en funcionamiento, el hígado también y su sistema reproductivo está desarrollado, aunque todavía es difícil de observar con claridad en la ecografía.

 

Al llegar a la semana doce de gestación, el bebé también está alimentándose a través del cordón umbilical, que cumple con la doble función de brindarle oxígeno y sangre (con los nutrientes que lo alimentan) y de eliminar sus desechos. A veces, la mamá se da cuenta de que el bebé se mueve al sentirlo tener hipo, y este registro materno del estado del bebé dentro de la panza, es un nexo más entre los dos.  Luego vendrán otros, que los irán relacionando durante el resto del embarazo y que coronarán esta relación tan íntima el día del parto. Obviamente, será el inicio de otro tipo de relación materno-filial, única e irrepetible.

 

 

 

Nota supervisada por el Equipo Médico de Mamashelp

Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas