Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 3

Facebook

Twitter AddThis

El Dolor de Espalda

Durante el embarazo, el peso de la mamá aumenta debido no sólo al bebé que está desarrollándose sino también al sistema de mantenimiento (útero, líquido amniótico, entre otros). Por lo tanto, el dolor de espalda es una molestia muy frecuente durante la gestación.    

 

 

Ese peso “de más” altera la dinámica de las posturas habituales del cuerpo, de modo que las curvas naturales de la espalda se acentúan. La parte inferior de la espalda es la que soporta el exceso, pero a través de las vértebras más bajas de la espina dorsal y del sacro, ese peso se carga también sobre las caderas y las piernas.
“Permanecer siempre atenta a la manera en que utilizas el cuerpo te ayudará a evitar el estrés y a reducir la posibilidad de dolor de espalda”, sostiene Janet Balaskas en su libro Embarazo natural; y agrega que esta conducta ayudará también a recobrarse mejor después del parto. La autora brinda además algunos consejos para evitar el dolor de espalda, que a veces se extiende también a la cintura y a otras partes del cuerpo.

 

Al estar de pie o al caminar:

 

  • Utilizar calzado plano en lugar de con taco.

     

  • Caminar con los pies en postura paralela, ya que abrirlos hacia el exterior exige un esfuerzo de las articulaciones sacro ilíacas (ubicadas en la parte baja de la columna) y de las rodillas y puede causar dolor.

     

  • Intentar no ahuecar ni arquear la espalda de la cintura para abajo, porque esto haría que el vientre saliera más hacia fuera y el esfuerzo recaería en los músculos abdominales y en la parte baja de la columna vertebral.

 


Al estar sentada:

 

  • Evitar cruzar las piernas, además de estirar la columna vertebral y también estirar la espalda de la cintura para abajo en dirección al suelo.

 

Una forma adicional de trabajar en la postura es dedicar cada día unos minutos a permanecer de pie con las piernas ligeramente separadas y en paralelo, caminando a continuación una corta distancia manteniendo los pies paralelos y las rodillas “sueltas”. Este pequeño ejercicio servirá para tomar conciencia de la distribución del peso, que de esta manera adoptará su equilibrio natural.

 

 

Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas