Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 2

Facebook

Twitter AddThis

Viajes y Embarazo

Esperar un bebé no significa que la mujer deba dejar de lado el entretenimiento y los viajes. Pero sí debe tener en cuenta algunas precauciones y también cuestiones médicas y legales... Qué hacer en caso de un viaje en auto o en avión. 

 

Hacer turismo, recorrer ciudades, pasear, conocer lugares nuevos, viajar y trasladarse no son situaciones incompatibles con el embarazo. Simplemente hay que tomar algunas precauciones que varían según el medio de transporte, la distancia del recorrido y el mes de embarazo.

 

Si el viaje es largo e implica varios días fuera de casa, puede ser útil pedirle al obstetra que recomiende un colega en la zona a donde uno se dirige. Y, en el último mes de embarazo, es mejor trasladarse dentro de un radio menor a 50 kilómetros.

 

En el caso de un recorrido en un país extranjero, conviene averiguar si es necesario darse vacunas y si son compatibles con el embarazo. También se aconseja ser precavido con las comidas del lugar, cerciorar su procedencia y tipo de cocción y, ante la duda de la calidad del agua, optar por la mineral.

 

Con respecto al auto,  el uso del cinturón de seguridad es fundamental tanto en la ciudad como en la ruta. Lo importante es colocarlo bien, por debajo de la panza y sobre la  pelvis.

 

Por otra parte, muchas mujeres se preguntan hasta cuándo pueden manejar. Salvo expresa prohibición del médico, el tiempo lo fija cada una y depende de la comodidad frente al volante. Incluso algunas mujeres conducen hasta un día antes de tener al bebé. Pero es importante parar si uno no se siente bien o tiene calambres. Además, ya hacia el final del embarazo, los reflejos no son los mismos y el cansancio es mayor.

 

Si se trata de un viaje largo en auto, es aconsejable no hacer el trayecto de un tramo sino tomarse todo con tranquilidad, bajar de tanto en tanto, caminar y estirar las piernas para mejorar la circulación. Es más, la propia postura reclama detenerse. Tampoco es bueno aguantar las ganas de orinar.

 

En cuanto a los aviones, se puede viajar hasta el séptimo mes debido a los cambios de presión en la cabina. En caso de tener que hacerlo, hay que averiguar si la aerolínea necesita autorización del médico por escrito.  No se recomienda usar aviones pequeños privados con cabinas no presurizadas. Y a la hora de elegir la ubicación, es preferible reservar los asientos cerca de las alas y en la parte delantera -allí se siente menos el movimiento del avión. Además, al igual que los viajes en auto, es bueno caminar y estirarse de tanto en tanto.

 

Como se ve, el embarazo no impide hacer turismo, pasear y divertirse. Sólo exige algunas precauciones para evitar malos ratos y poder esperar, con tranquilidad, la llegada de esa nueva vida a casa.

 

Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas