Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 7

Facebook

Twitter AddThis

¿Cómo evitar las nauseas?

Las nauseas y los vómitos ocurren en el primer trimestre. Suelen llamarse “malestar matinal”, y son comunes durante las primeras etapas del embarazo. Aunque parezca que durarán para siempre, suelen desaparecer después del primer trimestre.

El malestar matinal se debe principalmente por el incremento en los niveles de las hormonas propias del embarazo. Sumado al incremento en los niveles de la hormona luteinizante o simplemente la HL y del estrógeno, al estiramiento de los músculos del útero, a la relajación de los músculos del tracto digestivo, y al aumento del ácido estomacal; sin dejar de lado el agudizamiento del sentido del olfato. Todos estos síntomas en conjunto podrían llegar a ocasionar que las mujeres embarazadas se descompongan por las mañanas con mayor frecuencia.

 

Las náuseas no necesariamente ocurrirán por las mañanas y es muy raro que las mismas interfieran con la nutrición tanto materna como con la del feto. Aún aquellas mujeres que hayan perdido algo de peso durante los primeros meses de su embarazo debido a que se les dificultaba digerir la comida. Con esto no estarían dañando a sus bebés, siempre y cuando compensaran la pérdida de peso más adelante durante el embarazo.

 

Se estima que las náuseas y los vómitos afectan al 60-80% de las embarazadas, y habitualmente son más frecuentes en gestaciones múltiples.

 

Algunos consejos para aliviar las fatigas:

 

Aliméntate en intervalos regulares, pequeñas porciones de comida (de 6 a 8 pequeñas porciones de comida por día, en lugar de consumir 3 grandes porciones). Un estómago vacío, así como bajos niveles de azúcar en sangre causados por extensos intervalos de ayuno entre una comida y otra podrían contribuir a empeorar los síntomas de las fatigas matinales. Aquí son una buena opción las barras energéticas o nutritivas.
Evita alimentos de contenido graso, fritos o picantes
Bebe mucha agua para evitar perder mucho líquido debido a los vómitos.
Prueba comidas ricas en hidratos de carbono, como por ejemplo: tostadas, o cualquier otra clase de cereales deshidratados.
Evita ver, oler o saborear cualquier clase de comida que pudiera provocarle fatiga.
Aunque quieras cepillarse los dientes después de vomitar, evita hacerlo por al menos una hora. El contenido del estómago es ácido y éste ácido podría cubrir tus dientes cuando vomites, pudiendo causar la disolución de parte de tu esmalte dental. En lugar de cepillarlos, quítate el gusto del vómito de la boca untando una pequeña cantidad de pasta dental sobre tus dientes, y enjuágala inmediatamente con agua.

 

Consúltale a tu médico si deberías recibir tratamientos con vitamina B6 para las fatigas y los vómitos graves que no mejoran con los cambios en la dieta mencionados anteriormente.

 

Si vomitas demasiado, puede que debas llamar a tu médico para asegurarte de que no te estás deshidratando (perdiendo demasiados líquidos del cuerpo). Cuando las fatigas y los vómitos comiencen a desaparecer, intenta reanudar un plan de alimentación saludable.

 

Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas