Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 5

Facebook

Twitter AddThis

Las Visitas en el Sanatorio

En pocos minutos, la habitación puede convertirse de un lugar calmo a un caos. La llegada del bebé revoluciona a familiares y amigos, que sólo desean estar cerca del nuevo miembro de la familia y de sus papás. Pero esto puede transformarse en un contratiempo. Cómo manejar la situación.

 

 

 

La buena noticia se expande y todos -abuelos, tíos, primos y amigos- quieren conocer al bebé. Sin embargo, quizás tanta excitación y apresuramiento no sean buenos para la flamante familia y su nuevo integrante. 

 

"Pareciera que, al nacer un bebé, toda la estantería de libros de crianza se cae sobre la cabeza de los que buenamente rodean a la mamá puérpera y comienzan a procesar la información, pasándola, por supuesto, por todas las frustraciones personales que van desde las experiencias traumáticas a los ataques envidiosos. Estos pasan desde contar los conflictos sufridos por la bisabuela hasta la mala experiencia vivida últimamente por la vecina", dice la licenciada Marta Maglio de Martín, presidenta de FUNDALAM (Fundación para la Lactancia Materna).

 

 

"También -continúa- es común ver a los ‘masters’ en boicots en crianza visitar en el sanatorio a los flamantes papás y terminar contando lo mal que les fue en el parto propio, la frustrada lactancia y, para no quedar desactualizados, no falta el comentario sobre la crisis".


Maglio de Martín asegura que es importante saber qué necesitan los nuevos padres y tenerlo presente. Para eso brinda una lista de recomendaciones:

 

  • La nueva familia merece el respeto del círculo que la rodea sobre el espacio de privacidad necesario que requiere la relación de mamá, papá y bebé que se están reconociendo afuera de la panza.
  • Necesitan tiempo para estar solos y tranquilos. Esto no va en detrimento del amor a sus familiares y amigos. Esa "nueva personita" no vino a competir por el amor de los que quieren a la familia.
  • Necesitan apoyo y saber que cada experiencia de maternidad y paternidad es única e irrepetible.
  • Es recomendable que las visitas hablen en tono bajo dentro de la habitación.
  • Un recién nacido tiene que estar en los brazos de la mamá y no es objeto de satisfacción de las visitas.  
  • Pedir permiso a la mamá si se lo quiere tocar o destapar. En caso de tocarlo, que sea con las manos limpias.
  • Evitar comentarios sobre parecidos físicos.  
  • Visitas cortas y no el primer día del nacimiento, salvo los abuelos y parientes más cercanos y, aun así, con prudencia.
  • Preguntar acerca de la ayuda que necesitan los papás.
  • No pretender reemplazar los roles de los padres.
  • Ser como ángeles custodios ofreciendo presencia silenciosa y estar atentos a las necesidades que los papás expresan.
  • Respeto, generosidad, capacidad de ponerse en el lugar de otro y humildad.
  • Recordar que todas las mamás pueden alimentar a sus bebés siempre con muy buena leche y en cantidad necesaria.

 

Todas estas recomendaciones con respecto a las visitas y al papel que cumplen las personas más cercanas, ayudan a que la mamá esté tranquila y pueda fortalecer la simbiosis con su hijo, esa estrecha relación vincular necesaria para que el bebé pueda evolucionar y desarrollarse normalmente. Las caricias, el canto, el amamantamiento, el contacto piel a piel, estar en brazos de mamá, sentir sus latidos, hacen que esa maduración sea mejor y dejan una huella imborrable y positiva para el resto de la vida. Es por esa razón que el encuentro de la mamá con su bebé debe ser lo más rápido posible, casi inmediato al parto. Esta noción se desprende de la "Iniciativa Hospital Amigo de la Madre y del Niño", de UNICEF y la OMS, que enumera los 10 Pasos para una Lactancia Feliz.

 

La declaración establece que todo servicio de maternidad y cuidado del recién nacido debe:

 

1. Tener una política escrita de Lactancia Materna, que sea periódicamente comunicada a todo el personal.

2. Capacitar a todo el personal para implementar esta Política.

3. Informar a toda mujer embarazada sobre los beneficios y el manejo de la Lactancia Materna.

4. Ayudar a las madres a iniciar la lactancia durante la primera hora postparto.

5. Mostrar a las madres cómo amamantar y cómo mantener la Lactancia Materna, aún si deben ser separadas de sus bebés.

6. No dar a los recién nacidos ningún otro alimento o bebida que no sea Leche Materna.

7. Practicar la internación conjunta, facilitando que los bebés y sus madres estén juntos las 24 horas del día.

8. Fomentar el amamantamiento a demanda del bebé y de la madre.

9. No recomendar a los recién nacidos normales chupetes u otros objetos artificiales para succión.

10. Fomentar la creación de grupos de apoyo a la Lactancia Materna y derivar a ellos a las embarazadas y madres en el momento del alta.

 

Estos principios guardan una estrecha relación con la forma en que el bebé se contacta con su mamá. ¿Cómo la  conoce? Gracias a los cinco sentidos. El bebé posee una visión perfecta de todo lo que se le coloque a unos 20 centímetros de su cara. Justamente esa es la distancia que hay entre él mismo, cuando está tomando el pecho, y la cara de su mamá. También tiene una audición aguda y, al recostarse en el regazo, se tranquiliza porque reconoce los latidos que lo acompañaron durante los nueve meses de gestación. Reconoce la voz de su mamá y pronto aprenderá a asociarla con la cara. Distingue su olor y el de la leche materna. Le gusta el sabor que tiene y, al ser amamantado, recibe caricias y un contacto piel con piel con su mamá.  Sus cinco sentidos están alertas, esperando el estímulo, los mimos y las canciones de quién lo llevó dentro de sí durante nueve meses.

 

 

 

Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas