Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 31

Facebook

Twitter AddThis

Sobre la Maternidad y los Miedos en el Embarazo

La Lic. Marcela Antebi cuenta en esta nota, cuáles son algunos de los cambios que se producen en la sensibilidad de la futura mamá.

   

Mucho se ha escrito sobre la maternidad y creo que, afortunadamente, aún queda mucho por decir. A diferencia de lo que ocurría hace algunos años, hoy esta realidad se vive de modo diferente. La tecnología, los avances genéticos, la bibliografía de consulta, los cursos de psicoprofilaxis, entre otras cosas, permiten que una mujer embarazada disfrute de su embarazo con la plenitud que da acompañarlo paso a paso.

 

Los cambios de humor en el embarazo

 

En el embarazo, a lo largo de las semanas, se producen muchos cambios hormonales que dan cuenta de ese estado. Adaptarse a esos cambios, acomodar el cuerpo, incorporar el hijo y la panza al esquema corporal es parte del proceso. Se trata de escuchar las necesidades que van apareciendo.

 

Aun siendo muy deseados, muchas veces los embarazos generan resistencias y contradicciones, y es importante, entonces, acompañar a una mamá en cada momento en que se presente una situación de conflicto o, incluso, de riesgo.

 

Hay que construir el vínculo con el hijo lo más temprano posible. Aunque las mamás aún no los sientan moverse, los bebés escuchan y perciben datos externos desde las 11 semanas. Afianzar esta relación mamá-bebé permite un puerperio menos conflictivo, una lactancia mejor y una inclusión del padre paulatina y duradera.

 

En el embarazo surgen miedos y dudas que varían de acuerdo con el momento:

 

En el primer trimestre, por ejemplo, los miedos suelen estar centrados en los síntomas:

 

  • Mareos, náuseas, vómitos, pérdidas.
  • Posibilidades o no de movimiento de la mamá.
  • Las relaciones sexuales, los estudios genéticos.

 

En el segundo trimestre se disipan algunas dudas pero aparecen otras:

 

  • Aún no lo siento moverse, ¿estará bien?
  • ¿Puedo hacer gimnasia, deportes?
  • ¿Lo aplastaré si me acuesto sobre la panza?
  • Tengo otros hijos que me piden upa, ¿puedo levantarlos?

Ya en el último trimestre aparecen los temores acerca del parto:

 

  • ¿Es muy doloroso?
  • ¿Podré resistirlo?, ¿Puedo pedir anestesia peridural?
  • ¿Por qué se practica una cesárea? ¿En qué situaciones?
  • ¿Soy menos madre por no tener un parto vaginal?

 

Pero a pesar de que en cada momento del embarazo surgen éstas y otras dudas, lo que se sostiene a lo largo de la gestación es un estado  de hipersensibilidad, que se manifiesta de diversas maneras.

 

Incluso en los mejores embarazos se experimentan momentos de ansiedad, cierta melancolía y confusión. Las embarazadas no sólo lloran con más facilidad, sino que tienen todos sus sentidos mucho más desarrollados, perciben mucho más claramente y disponen de  una posibilidad única en la vida, que es el vínculo intrauterino con su hijo.

 

Por último, un dato interesante: aunque el embarazo se desarrolla en el cuerpo de la mujer, muchas veces quienes se sienten con síntomas son los varones que acompañan en el proceso de gestación. No es más que una forma de manifestar la simbiosis del futuro papá con su mujer en ese momento tan especial.

 


 

Nota elaborada por la Lic. Marcela Antebi

 

Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas