Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 3

Facebook

Twitter AddThis

Ruth Schwarz: sobreviviente del Holocausto

  Comprensión, historia, búsqueda. Estas palabras definen a Ruth Schwarz. ¿Quién es? En esta nota te contamos quién es esta mujer ejemplar.

 

Ruth Schwarz tiene casi 80 años, vividos de una manera intensa y vertiginosa. De nacionalidad alemana, Ruth fue testigo de las más brutales expresiones de violencia que se sucedieron durante el Holocausto. Sufrió, al igual que otras víctimas. Perdió familiares, amigos, sus raíces. Sin embargo, logró escapar a la muerte y rehacer su vida.

 

Se casó con hombre 23 años mayor que ella. Aunque no tuvo hijos asegura que tiene una buena relación con la gente joven y dice: "A los que se dejan enseñar, les transmito que tienen que aceptar la vida sin broncas, sin resentimientos." Luego agrega: "Me gusta charlar con ellos porque puedo aprender". En Ruth no hay rastros de rencor, sino todo lo contrario.

 

Durante su juventud se enfrentó cara a cara con "la cultura del odio y la destrucción más total de los tiempos modernos", tal como ella define. "Soy de una generación que ha visto volar su mundo a pedazos". Quizás uno piense que no queda nada más para decir puesto que el sufrimiento de esta mujer abarca un sin fin de sentimientos, confusiones y miedos. Sin duda, se hicieron presentes, pero a pesar de todo, Ruth emprendió una búsqueda para comprender a los nazis y poder reconstruir su propia historia. Sació esta sed de indulgencia a los 40 años, cuando decidió estudiar psicología.

 

Cuando Ruth recuerda y habla sobre la Seguna Guerra Mundial y Holocausto que testimonió como hija de un matrimonio judío en Alemania, reafirma que no tolera "quedar inerte, sin argumento, frente a la cosmovisión del odio, desprecio y aniquilamiento de todos los valores que destruyó mi fe infantil”. Así es como buscó respuestas en la psicología para clarificarse y llegó a la conclusión de que la angustia de no tener poder es lo que engendra el odio. "La mujer es maternal y la lucha del poder le corresponde más al varón. El hombre que fue amado por su madre no necesita lograr el dominio a través de la destrucción, como aquel que en los primeros años de vida no recibió ese afecto primario."

 

Ruth explica con convicción: “Cuando un hijo es chiquito, la madre tiene que sacrificar mucho de su tiempo y de su esfuerzo. Si lo hace bien, es decir si el chico siente que esto es natural y que su mamá no está haciendo un esfuerzo sobrehumano por estar con él, queda con el aspecto positivo del poder: el que lo ayuda a crecer y a superar cosas. La contracara sería sentir que el contacto con su madre es una lucha, donde ella vence y él queda sometido. En esa primera vivencia se establece una virtud fundamental: la confianza básica en la vida y en el vínculo humano, la capacidad para la fe y la esperanza, y con ello la seguridad profunda de poder ser comprendido, aceptado y querido”.

 

A los 80 años, Más que a la muerte, Ruth teme a perder al capacidad de enfrentar las cosas. Siente la obligación de transmitir los valores que ella aprendió a las generaciones más jóvenes y manifiesta un profundo interés por "rescatar la parte positiva de los vínculos con el pasado (...) Es bueno aceptar y perdonar lo negativo de uno y de los demás.

 

 

Fuente: Revista Sophia.

Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas