Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 14

Facebook

Twitter AddThis

Papá, ¿Nace o se Hace?

Compañero, aliado, socio, el rol del papá es tan importante como el de la mamá en la crianza de un bebé, aunque sus funciones sean diferentes.

 

Para sorpresa de toda madre, es casi seguro que su bebé dirá “papá” antes que “mamá”. ¿Un desagradecido? En absoluto. Por el contrario, el hecho de no nombrarla debe ser tomado como todo un tributo. Esto es así porque nombrar una realidad (un objeto, una persona, una sensación) significa reconocerla como algo que está frente a mí, que es diferente; implica distinguir entre el “yo” (sujeto) y el “tú” (objeto). La mamá es, para el bebé desde lo psicológico, parte de sí mismo; como una extensión de su propio cuerpo. El papá, por lo tanto, es para él un referente externo, pero no por eso menos importante.

 

Tanto la mamá como el papá tienen por delante la misma tarea de aprender amar a la nueva criatura. La mamá tiene “datos internos” desde las primeras manifestaciones de su cuerpo durante el embarazo, que le proporcionan información inmediata para conocer al bebé –sus movimientos, el hipo, las pataditas-, y esto le facilita el contacto emocional. 
Sin embargo, el papá también puede ir conociendo a su hijo de diferentes maneras. Si se busca evidencia directa, el hecho de acariciar la panza de su mujer, sentir los movimientos, ver al bebé en una ecografía o escuchar los latidos en el consultorio aparecen como datos de la realidad muy fuertes.

 

 

Pero los sentidos -el tacto, la vista o el oído- no son los únicos medios para penetrar en el misterio de la vida que se está generando. También está el intelecto. Y aquí el papá (y también la madre) puede ser un gran conocedor de su hijo: aprender qué dice la ciencia sobre el  desarrollo del bebé en tal o cual mes, explorar imágenes por Internet, conocer manifestaciones asombrosas que se desarrollan en el útero y que no son perceptibles sensiblemente. En fin, conocer más de su hijo y mostrar interés por saber. De esa manera, cuando el bebé esté en sus brazos, tal vez sea el papá quien esté pendiente al reflejo de “Moro” y disfrute con esa sacudida, sin que la mamá siquiera se entere.

 

Una vez que el bebé está fuera de la panza, empieza una nueva relación tanto para la mamá como para el papá. Ambos tienen que convertirse en lo que están llamados a hacer, amar a su hijo. Tal vez por eso de que “nadie ama lo que no conoce”, no es raro que la madre sienta, por momentos, que está frente a un extraño; y, para peor, no puede confesárselo a nadie. ¡Qué dirían del “instinto maternal”!

 

Puede ser tranquilzador saber que  ese instinto está muy condimentado por la cultura, más que por la naturaleza biológica, lo que es muy beneficioso para las mamás adoptivas, que no por instinto sino por amor pueden empezar a aprender a amar/conocer al nuevo hijo.

 

Para ambos por igual, el papá y la mamá, empieza la tarea de explorar al recién llegado, mirar sus manitos, conocer sus reacciones, distinguir sus llantos, saber qué cosas lo calman. Cada uno sabrá además qué preferencias tiene para vincularse con el bebé. Marcela cuenta, por ejemplo, que a ella no le gustaba bañar al recién nacido. “Me sentía incapaz, tenía miedo de que se me escurriera, y esperaba a mi marido para que lo hiciera él.” De ese modo, el papá sabía que ese era su lugar especial y disfrutaba con esto. “Mi esposo le ponía música, creaba el ambiente, y así yo descansaba mientras ellos tenían su rato a solas”. El papá se estaba haciendo papá para ese hijo.

 

Otro dato: los bebés parecen disfrutar más de las propuestas de juego que vienen de los papás, mientras que de sus mamás prefieren el contacto físico. Tal vez esto se explique por aquella simbiosis que experimenta el bebé con ella, al principio. De todos modos, lo ideal es poder generar una educación conjunta, en la que las funciones se cambien y, sobre todo, se adapten a las personalidades y preferencias de cada uno y no a supuestos “roles” masculinos o femeninos estereotipados. Lo importante es buscar el camino para aprender a amar al bebé y que éste se sienta amado, creciendo cada cual desde sus diferencias, en la aventura de crecimiento que supone el ser padres de una persona.
 

Volver - mundomaterna.com


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas