Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 69

Facebook

Twitter AddThis

Papá y mamá: Dos estilos diferentes

Los hombres y las mujeres tienen maneras diferentes de encarar la paternidad y esto se refleja en cómo enfrentan los problemas que surgen día a día en casa. Mira estos consejos que te ayudarán a contar hasta diez antes de reaccionar.

 

Aunque cueste reconocerlo, a veces el estilo de papá es más eficaz que el propio. Aquí algunas lecciones para aprender:

 

Padres más arriesgados

 

 

Los hombres son más abiertos a la aventura que las mujeres. Los padres sienten que es necesario permitir que los niños prueben cosas nuevas y se arriesguen.

 

 

Esto no significa que van a dejar que los chicos se quemen con la hornalla o se corten un dedo, pero sí que van a dejar que el niño sienta cómo se balancea la silla en la que se pararon encima para sacar algo del estante, antes de agarrarlos y evitar que se caigan.

 

 

Las madres, en cambio, son más protectoras. Hay algunos expertos que creen que esto se debe a que, durante el embarazo, la mujer se concentra tanto en mantenerse sana por su bebé, que incluso deja de hacer cosas un poquito más arriesgadas ellas mismas.

 

 

Lo cierto es que si los chicos no experimentan ningún tipo de riesgo, esto los convertirá muy cautelosos y serán menos propensos a probar cosas nuevas. Después de todo, nadie aprende a caminar sin tropezarse.

 

 

Consejo: Tranquila, cuando el niño esté jugando con su papá no está en peligro, él sabe lo que hace. Si cuesta mucho soportarlo, simplemente hay que mirar para otro lado. Por ejemplo, si estás en la playa y los niños están jugando con su padre en el mar, pone la reposera para el otro lado y disfruta del sol, porque si están con su papá, no les va a pasar nada.

 

 

 

Confían más en sí mismos que en los expertos

 

 

Así como los hombres se niegan a pedir direcciones cuando están perdidos y nosotras rogamos poder bajar la ventanilla para pedir ayuda, también les cuesta escuchar consejos sobre la paternidad (salvo que vengan de sus madres, por supuesto). 

 

 

Piensan que si un profesional no puede demostrarles con pruebas fácticas porqué su método es mejor, entonces es sólo cuestión de opiniones desencontradas.

 

 

Por otro lado, las mujeres son más sensibles al qué dirán. Sienten una responsabilidad inconsciente: si hay algo malo con el chico, lo asumen como culpa propia. Tiene que ver con la típica inseguridad que acosa a todas. Las mujeres tienden a comparar más que los hombres.

 

 

Consejo: Es bueno estar abierto al consejo de los profesionales, pero también hay que tener confianza en los propios instintos, por que a fin de cuentas, una madre es la que mejor conoce a su bebé.

 

 

 

Ignoran los detalles

 

 

¡Peligro! ¡Tu hijo va a salir a la calle vestido por su papá! Esto significa: la remera dada vuelta con las costuras para afuera y ni empecemos con la falta de combinación de los colores.

 

 

Las madres son más atentas y responsables, porque siempre tienen que cumplir con la rutina.

 

 

Consejo: Relájate, no es para tanto. A veces es más importante pensar qué te vas a poner vos que lo que va a vestir tu bebé. Y si esto no te satisface, simplemente cuando tu hijo quede a cargo del padre, déjale el conjunto listo para ser usado.

 

 

 

Juegan todo el día

 

 

Papá es divertido y mamá me reta. Que feo tener que siempre ser la mala de la película.

 

 

A muchos papás les resulta más fácil acercarse a sus hijos desde la diversión y el juego, mientras que las madres tienen que poner el límite, fijarse que la comida no se pase y que la mesa esté puesta.

 

 

Consejo: Trata cambiar de roles de vez en cuando. Ser siempre la responsable no deja lugar para divertirse. Es una buena opción que algunos días de la semana cocine él, mientras que vos juegas con los niños. Si eso no se puede, de vez en cuando es mejor preparar una comida rápida, como sándwiches y así jugar con tu bebé más tiempo.

 

 

 

Aunque a veces confundamos el estilo de él cómo erróneo, tenemos que entender que sólo es distinto. Si prestás atención, te darás cuenta que muchas veces su manera funciona. No significa que tengas que imitar su comportamiento, sino que aprecies las diferencias entre su trato y el tuyo. Ellos suelen tener trucos divertidos, celébralos y quizás hasta incorpóralos a tu técnica.

 
 
 
Volver - mundomaterna.com


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas