Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 2

Facebook

Twitter AddThis

Ser Papá

No sólo las mamás que llevan al bebé en la panza sienten el embarazo. Los papás viven este estado de una manera particular y cada uno se involucra con el bebé a su modo.

 

Durante el embarazo, los protagonistas parecen ser la futura mamá y ese bebé que, día a día, crece en su vientre. Sin embargo, existe un convidado que no puede ni debe ser de piedra.

 

Se trata  nada menos que del papá de ese bebé que suele quedar un poco relegado. ¿Por qué? Porque la atención la acaparan la salud y el estado de la embarazada, y porque, a los ojos de los demás, lo que es evidente es lo que se está gestando desde ella, aunque haya tenido origen gracias al encuentro de los dos.

 

Sin embargo, los hombres pueden tener reacciones muy dispares. Algunos se vuelven extremadamente protectores, otros no pueden con su ansiedad y salen a comprar de todo al minuto de confirmarse el embarazo, o engordan a la par de sus mujeres.

 

"Apenas tuve una sospecha, mi marido fue a comprar no un test de embarazo sino cinco y quería que me hiciera todos para cerciorarse de que fuera cierto", dice María Grassi que tiene una beba de 15 días. “ Y así fue durante todo el embarazo. Yo soy ansiosa, pero él mucho más que yo, y había que frenarlo", comenta.

 

Es que el nacimiento de un hijo siempre es un acontecimiento que genera muchas expectativas y sentimientos en toda la familia. La futura mamá siente ese bebé desde muy temprano, a través de diversos síntomas: náuseas en los primeros meses, tensión en las mamas, burbujitas, primeras patadas, mayor cansancio y su conexión con el hijo se produce desde el inicio.

 

Para el papá las cosas son diferentes y, si bien comparte la felicidad por la llegada de ese nuevo miembro de la familia, vive todo desde afuera de los cuerpos de la mamá e hijo que, en cambio, están en perfecta simbiosis. Aun cuando hoy distan mucho de los de antes -se preparan, a la par de su mujer, para el gran momento: asisten al curso de profilaxis, presencian el parto, cambian pañales, entre otras cosas- su visión del embarazo es diferente y su rol no es tan protagónico.

 

Y cada hombre tiene reacciones y emociones diferentes. Algunos papás tratan a la embarazada como si estuviera convaleciente y prácticamente no la dejan hacer nada. "Mi esposo me consideraba inválida y tenía miedo de que yo perdiera el embarazo. Con el tiempo y mediante explicaciones, fue comprendiendo que se trata de un estado y no una enfermedad. Hoy está más tranquilo y, aunque no deja de mimarme, sabe que no estoy enferma", comenta María Vallejos, embarazada de 7 meses.

 

"Yo engordo a la par de mi mujer. Así, a los 9 meses preguntan quién lleva al bebé, yo o ella, porque estamos casi a la par", asegura Carlos Rey, padre de 3 hijos de entre 9 años y 6 meses.

 

"Me encanta la panza y a mi mujer, aunque a ella no le gusta, le digo globito terráqueo. Es un apodo cariñoso y que digo con ternura", afirma Gabriel Graca, que pronto va a ser padre por tercera vez.

 

Por todo esto y a pesar de que es la madre quien lleva al bebé, el papá no es un convidado de piedra. También es protagonista, aunque su protagonismo sea distinto.

Volver - mundomaterna.com


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas