Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 8

Facebook

Twitter AddThis

Prevenir los Accidentes en Casa

El hogar es para un bebé el lugar más seguro. Sin embargo, la natural curiosidad de un niño puede ponerlo a veces en situaciones de peligro. Hay ciertos cuidados que los padres y hermanos mayores deben adoptar para evitarse algunos dolores de cabeza.

 

La plancha, un enchufe, las puertas que se cierran con fuerza. Todos los papás tienen experiencia de haber rescatado a su hijo de alguna situación de peligro inminente, porque a partir de que empiezan a caminar, los bebés son unos incansables exploradores del mundo que los rodea y tienen cierta atracción por aquello que se les prohíbe.

 

Si bien es prácticamente imposible asegurarnos que en una casa no haya ni un objeto o situación que pueda ser una amenaza, sí hay muchas cosas que es conveniente conocer y tener en cuenta para reducir los riesgos a la mínima expresión. Según la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) los accidentes son la principal causa de muerte en niños y adolescentes. Asimismo, la experiencia indica que los accidentes no ocurren por fatalidad, sino por falta de prevención.

 

Estadísticas de la SAP señalan que es en la casa y en el patio donde suceden la mayoría de los accidentes y, en segundo lugar, en la calle y en la escuela. Por eso, los padres, aunque sin vivir atemorizados, deben ser responsables y tomar ciertas medidas de prevención que los ayudarán a estar más tranquilos. En ese sentido, los hermanos mayores pueden ayudar a cuidar a los más pequeños y ser, a la vez, una voz que les haga tomar conciencia a los pequeños y ayude a prevenir accidentes. “En mi caso, esto funciona de manera sorprendente”, cuenta Marcela, mamá de tres chiquitos. “Los dos más grandes me llaman gritando cuando ven que Santi, el menor, agarra un frasco de remedio o se acerca a un enchufe. También avisan cuando hay lío, por ejemplo, si el pequeño tiró algo por el balcón o derramó agua en el piso de madera... En fin, ya conocen el código de lo que está bien o mal y de lo que es fuente de peligro. Son una gran ayuda”, reflexiona Marcela.

 

Según la SAP , para reducir accidentes en el hogar hay que preguntarse: ¿qué accidente le puede ocurrir a mi hijo? y, consecuentemente, ¿qué medidas de seguridad podemos tomar como padres para evitarlo? Lo más importante es adecuar el hogar para que éste sea un ambiente seguro y, a la vez, confortable.

 

Constanza, mamá de un bebé de dos años, cuenta: “Cuando Santino empezó a caminar y a ser más independiente dentro de la casa me di cuenta de que era imposible seguirlo a todos lados, todo el tiempo. Tiene una atracción por los enchufes, así que opté por instalar tapas en todos los de la casa. Además, le puse trabas a las puertas para que puedan quedar abiertas y evitar que se agarre los dedos o se le cierren de golpe”.

 

Como Constanza, hay muchas cosas que los padres de niños “exploradores” deben tener bien presentes.

 

 

Con la experiencia que dan los años, estos son los consejos de la SAP para bebés:

 

En la Casa

Conviene no dejarlos solos en sitios altos. Lo mejor es colocar defensas y barandas en alturas y huecos por donde el bebé pase.
Tampoco conviene cocinar ni prender fuegos mientras tenemos un chico en brazos.

El agua puede ser otra fuente de sorpresas, por lo que no es aconsejable dejarlos ni un segundo sin la mirada atenta de un adulto.
Otro punto importante es evitar que jueguen cerca de motores y maquinarias.

También se recomienda que los elementos punzantes se guarden siempre en cajones altos y, si es posible con trabas.

Si la casa tiene jardín o patio, nunca dejar a su alcance venenos y cebos en los lugares donde ellos juegan.

También se aconseja nivelar el piso para evitar pozos donde pudieran caerse, así como desniveles que provoquen tropezones y caídas.
Asimismo, hasta que los niños sean un poco más grandes conviene evitar que bolsas de plástico queden a su alcance.

Los animales ofrecen un mundo maravilloso para los chicos y los acercan a la naturaleza, pero parte de relacionarnos con ellos es enseñarles a tratarlos con respeto y cuidado y a mantenerse alejados cuando comen.

En la Calle

 

La calle es también un ambiente hostil para un niño de esa edad: los padres deben tener el cuidado de saber que las plazas y areneros donde juegan sean lugares limpios y seguros. No dejarlos solos en ningún momento, ni permitirles cruzar la calle por su cuenta. Por más pequeños que sean, los especialistas recomiendan que se les hable del cuidado vial así como de aquellas cosas que tienen que ir aprendiendo a evitar.

 

Hablar en familia y prevenir

 

Lo más aconsejable es que los padres visiten periódicamente al pediatra para que éste los asesore en cuanto a los comportamientos de los chicos en cada etapa madurativa para así adelantarse a los posibles riesgos en casa. Asimismo, la SAP es categórica en cuanto a cómo el diálogo en familia puede ayudar a la prevención. Si desde muy pequeños hablamos con los chicos sobre los peligros que pueden evitarse dentro del hogar, la posibilidad de que crezcan siendo conscientes sin por eso ser miedosos, es mayor. Porque siempre es mejor prevenir que curar, un padre no puede estar todo el tiempo con la mirada puesta en su hijo, pero sí enseñarle a cuidar su vida y la de los demás, creciendo sano y sin miedos.

 

Las claves de un hogar seguro:

Tomar conciencia de la importancia de la prevención.
Adecuar el hogar para que éste sea un lugar seguro.
Establecer normas claras de seguridad y límites firmes en nuestros hijos para que las cumplan.
Iniciar la prevención para el conocimiento de los peligros y el autocuidado a partir del año de vida.

Nota supervisada por el Equipo Médico de Mamashelp.

Volver - mundomaterna.com


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas