Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 7

Facebook

Twitter AddThis

Educar con paciencia

Algunas veces puede resultar efectivo utilizar los gritos y las regañinas, pero hacerlo siempre puede ser contraproducente.

 

Si los padres no tienen la costumbre de gritar a su hijo, posiblemente cuando le regañen en un tono más alto será muy eficaz, pero utilizar los gritos y las regañinas de forma repetida no solo no es tan efectivo, sino que es además contraproducente.


Muchos padres recurren a descalificaciones y a gritos para controlar a sus hijos. Si estos casos son aislados, no  causan ningún daño. Pero si esta conducta es habitual, el niño sufrirá innecesariamente.

 

Ya sea  para repetir modelos familiares que también experimentaron los padres o con la intención de que el niño crezca y sea una persona de bien; en la mayoría de los casos se debe a situaciones estresantes de los padres que lamentablemente tienen que pagar los niños.


Educar a un niño requiere de mucho tiempo y paciencia. Aunque parezca más fácil y rápido atemorizar al pequeño, probablemente habrá mejores resultados si se educa a través de la comunicación con los hijos. Existen otras alternativas para lograr que el niño sea responsable y obediente.


Si ocasionalmente se utiliza un tono elevado para regañar al niño, es posible que se vuelva a recurrir al mismo método ante la falta de recursos. Cuando esta excepción se convierte en regla, el niño se acostumbra a las constantes descalificaciones por parte de los padres. A la hora de educar, es necesario fijar claramente los límites y objetivos.  Evita frases ofensivas que pueden herir al pequeño.


Un niño no se porta mal en forma intencional. Es importante saber comprender la situación que atraviesa antes de regañarlo sin motivos. De acuerdo a su etapa evolutiva, es posible que sea más inquieto o llore más que antes, o muchas veces los niños están molestos porque están enfermos. Antes de reaccionar y reprender al niño, es fundamental indagar en los motivos de su comportamiento.

Los gritos y las descalificaciones constantes pueden hacer sufrir al niño y a un deterioro de su autoestima. No se sentirá valorado por sus padres y pensará que todo lo que hace está mal. En otros casos, el niño reaccionar en forma desafiante y prepotente.


Evitar discusiones:  A través de las discusiones con los niños, no se transmite un modelo positivo sino que se repite constantemente la acción  mala conducta/ castigo. El niño aprenderá que ante cierta conducta, será castigado y jugará a seguir haciendo lo mismo sin que lo pillen.
Lo más adecuado es establecer normas desde que son pequeños, recompensar las buenas conductas y explicarle al niño lo que se espera de él.

 

Situaciones para evitar

  • Ceder después de decir no.
  • Discutir con el padre delante del niño.
  • No cumplir las promesas y los castigos.
  • Chantajear con premios.
  • Descalificar al niño.
  • Evitar comparaciones con hermanos y amigos.

Consejos útiles

  • Pedirle las cosas con respeto.
  • Confiar en él.
  • Reconocer los propios errores.
  • Valorar los esfuerzos.
  • Permitirle que aprenda por si mismo y que sea independiente.

 

Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas