Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 31

Facebook

Twitter AddThis

Cuidar la autoestima es clave para el desarrollo

Un chico lo suficientemente seguro de sí mismo es un chico sano. Está, entonces, en manos de los padres lograr que sus hijos se valoren. Si, en cambio, hay señales de baja autoestima, es importante aprender a detectarlas.

La alta valoración de sí mismos es una condición fundamental para que los chicos puedan crecer saludablemente en todas las facetas del desarrollo. Para lograrlo, los padres son los principales responsables de velar por su autoestima, evitando las situaciones que los desvalorizan y estimulando las conductas que los enriquecen como personas. Con ellos como guías, los chicos transitarán una infancia armoniosa hacia una adultez sana.

 

 

 

“Para cuidar la autoestima de sus hijos, los padres tienen que ser coherentes. Es decir, ni sobre valorarlos ni desvalorizarlos. Estimularlos y festejar sus logros es fundamental, pero de nada sirve sobredimensionarlos porque eso sólo les generará frustración cuando se enfrenten a situaciones futuras que no logran resolver. De la misma manera, la desvalorización deja una marca muy importante en los chicos que los acompañará en su vida adulta y resultará muy difícil de revertir”,

explica el psicólogo Luciano Durruty.

 

 

 

Cabe destacar, además, que la baja autoestima en los chicos no sólo puede ser producto de lo que los padres dicen, sino también de lo que hacen. “Es probable que un hijo desatendido durante su niñez tenga problemas de baja autoestima”, señala Durruty. De la misma manera, existen otras conductas que constituyen una forma de violencia emocional y afectan directamente el cuidado de la autoestima. Un ejemplo que destaca el especialista es la reprimenda en público. “A los 4 o 5 años, los chicos ya sienten pudor y vergüenza frente a muchas situaciones. Retarlos frente a sus compañeros es una de ellas”, dice. 

 

 

 

 

Belén, mamá de Thiago (5), confiesa su frustración respecto de este tipo de episodios: “Cada vez que mi hijo le pega a un compañero, lo primero que me surge hacer era gritarle en ese momento y amenazarlo con una penitencia. Sin embargo, me doy cuenta de que mi actitud es contraproducente porque Thiago se enfurece más todavía y la situación se vuelve caótica”. 

 

 

 

 

Ante la situación particular del reto, ¿cómo conviene proceder entonces? Según Durruty, lo mejor es apartar al chico del grupo y llamarle la atención en privado. Además, siempre es bueno hacer que se tome unos minutos para pensar acerca de lo que hizo, antes de reincorporarse al grupo de juego. Hacerle notar la seriedad del asunto, sin herirlo en su autoestima, es fundamental. 

 

 

 

 

Por otro lado, existen algunas “señales” que los padres pueden tener en cuenta para detectar una baja autoestima en sus hijos. La inhibición en el juego o el aprendizaje, si bien puede responder a otras cuestiones, puede ser una de ellas. Si el chico se queja constantemente de que las cosas le salen mal, también vale la pena que sus padres consulten con un profesional. 

 

 

 

“En cambio, un chico que a los 5 años es capaz de jugar, fantasear, compartir y aprender, es un chico en cuya autoestima no se advierte ningún tipo de fisura. De la misma manera, si sabe socializar y responder a límites, también es probable que tenga una alta valoración de sí mismo. Aceptar que hay situaciones que lo ponen en peligro y que no debe desobedecer habla de un chico que se valora y quiere preservarse”, observa el psicólogo. 

 

Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas