Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 0

Facebook

Twitter AddThis

La edad del porqué

Si te ves sorprendida por tantas preguntas que te hace tu niño… entonces no hay duda: el pequeño ha entrado en la edad del porqué.

Los niños son incansables exploradores. Al principio cuando apenas manejan el lenguaje, esa exploración se centra en una incesante manipulación de los objetos y en una investigación exhaustiva del entorno material. Cuando surge el lenguaje, con él vienen las preguntas, que les sirven para seguir conociendo el mundo.

 

Se dirigen por supuesto a sus padres. Los niños no asimilan la realidad de modo directo, inmediato, sino que necesitan ayuda, que tú los guíes. Tantas preguntas pueden poner a prueba nuestra paciencia. Por eso, siempre es bueno recordar que se trata de una fase normal y tener presente nuestra responsabilidad como padres. Las preguntas de los niños pueden ser disparatadas, absurdas, innumerables, agobiantes… pero eso no nos autoriza a menospreciarlas, ridiculizarlas o ignorarlas.

 

El lenguaje es una adquisición reciente, quieren ejercitar la habilidad para preguntar y responder, con la entonación y la forma gramatical correspondiente.

 

Muchas veces, las preguntas son un simple recurso para atraer nuestra atención. Los niños disfrutan del placer de dedicarles tiempo y hablemos con ellos. Una buena forma de responder a sus preguntas es convertirlas en una conversación, y que él también sea el que responda.

 

El niño nos hace preguntas porque confía en nosotros; por eso ante una pregunta ridícula, no debemos reírnos y mentirles. Nuestro sarcasmo, nuestras evasivas o nuestro silencio lo defraudarán, y lo único que lograremos es agotar temperamentalmente su espontaneidad y su impulso de comunicación.

 

El hecho de que las preguntas sean atendidas o ignoradas puede conducirlo hacia la timidez , y también puede relacionarse con la adaptación y el éxito o fracaso escolar.

 

No hay que obsesionarse con encontrar la respuesta adecuada, ni tampoco dar explicaciones científicas. Responde con naturalidad y sentido común. Lo más importante es que el niño sepa que las preguntas tienen respuesta, que puede él buscarla o nosotros lo apoyaremos.

 

 
Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas