Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 10

Facebook

Twitter AddThis

Nota de la Revista Selecciones: Ataque la enuresis a tiempo

La incontinencia urinaria infantil o enuresis afecta a quince de cada 100 chicos argentinos con más de 5 años de edad.

Generalmente, la enuresis ocurre en la noche y se considera primaria cuando el niño de más de 5 años –edad en la que se está físicamente preparado para tener un control sobre la vejiga- no ha pasado más de seis meses consecutivos amaneciendo con la cama seca.

 

La enuresis secundaria se presenta cuando un chico, después de lograr un control urinario nocturno por un lapso de seis meses o más, se vuelve a orinar en la cama. Estos casos suelen ser consecuencia de algún hecho estresante como peleas o mudanzas vivido por el niño.

 

Si bien la enuresis no se puede prevenir, es importante tratarla a tiempo para evitar problemas psicológicos para el infante. “De todas maneras, la resolución espontánea de los síntomas es muy frecuente, un 10 por ciento por año, por lo que a los 14/15 años sólo el uno por ciento de los enuréticos seguirá mojando la cama de noche, y muy pocos de ellos en la vida adulta”, explicó la doctora Liliana Briones, secretaria del Comité de Nefrología de la Sociedad Argentina de Pediatría.

 

La incontinencia puede ser hereditaria – más del 60% de los niños que la padecen tienen padres que han sido enuréticos-, causada por factores psicológicos como falta de autoestima o retardo de la maduración, u orgánicos como alteraciones del sistema urinario por inflamaciones, infecciones y malformaciones de la uretra y pelvis renal. El entrenamiento vesical, la terapia conductista (almanaque, uso de alarmas) conjuntamente con psicoterapia y medicamentos anticolinérgicos, antidepresivos y antidiuréticos, son los tratamientos para superar este problema.

 

Para ayudar a su hijo

 

• Que el niño orine siempre antes de acostarse, tomándose el tiempo necesario para hacerlo.

• Evite que el niño beba demasiado líquido antes de ir a dormir, en lo posible, a partir de las 18 horas.

• El niño puede realizar ejercicios de micción, con el fin de aumentar la capacidad de su vejiga.

• Haga junto con su hijo un calendario de noches secas y húmedas para llevar un control de los avances y las recaídas, felicitando al niño en las noches que no mojó la cama y evitando mostrar disgusto las noches que sí la mojó.

 

Fuente: Revista Selecciones (Octubre 2006)

Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas