Registrarse |
materna
Buscar
Página de Inicio
RecomendarFacebook Twitter Favoritos
Me gusta este artículo 22

Facebook

Twitter AddThis

Peleas entre hermanos

Las peleas entre hermanos no se terminan cuando uno de ellos deja de llevarse a la boca los juguetes del otro, sino que continúan y generalmente no se resuelven hasta la adolescencia.

Generalmente las peleas son causadas por una rivalidad innata al querer establecer un dominio sobre el otro ;y también de la necesidad de querer llamar la atención de los padres y disputar el cariño de ellos.

 

Los niños son muy egocéntricos y quieren ser el centro de interés de las personas y tener posesión de todo. Por eso, cuando tienen un hermano disputan mucho los espacios y los objetos personales.

 

Los motivos principales por los cuales se disputan las peleas son principalmente por los celos, por el uso de los juguetes, la habitación, la comida, los regalos, la ropa, la televisión, las actividades que puede hacer uno y otro no debido a la diferencia de edad. Casi siempre, existe mayor rivalidad entre hermanos cuando la diferencia de edad es de pocos años.

 

Las razones son infinitas. Por eso vale insistir en el hecho de que las peleas entre hermanos son esperables y que, como regla general, los padres deben ser neutrales y abstenerse de opinar, regañar y participar, salvo que la situación se vuelva insostenible.

 

Como consejo a la hora de los castigos, siempre conviene que ambos reciban el castigo, puesto que es muy difícil saber “quien ha empezado” o “quién tiene la culpa”. Hacer cumplir los castigos “por igual” y mostrar “un frente común” entre ambos padres también es importante para que los niños tengan un límite claro que les de seguridad.

 

 

Otros consejos para la armonía del hogar:

 

• Las reglas de disciplina deben ser para ambos hermanos y equitativas para todos los miembros de la familia.


• Es necesario dedicar tiempo exclusivo por separado a cada uno de los hijos, con el fin de que cada padre comparta actividades diferentes con los niños.


• Estimular la interacción positiva, enseñando sentimientos de afecto y cariño, permite que los niños aprendan a quererse.


• Elogie los comportamientos adecuados cuando los niños pueden compartir sin pelear.


• No echarle siempre la culpa de los enfrentamientos al más grande o al más fuerte.


• Si las peleas se vuelven recurrentes e intensas y la situación se sale de control, es aconsejable buscar ayuda profesional

Volver - mundomaterna.com



Comentarios
Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Debe estar logueado/a para enviar un comentario.


Copyright 2014 materna | Todos los derechos reservados
Contacto Contacto | Página Inicio Página Inicio | Recomendar materna
Seguinos en:
POWERED BY Logo Proximitas